Normalmente diría que lo más difícil de emprender es conseguir clientes, sobre todo si empezaste como yo, desde ceros, sin un peso en el bolsillo y con el mínimo de experiencia en agencia o algo parecido. Sin embargo, poco a poco he descubierto, ya con algo de “experiencia” en esto del emprendimiento y con uno que otro trabajo como freelance, reconozco que me ha costado darle forma a esto, de ello mi deducción donde diría que lo más complicado de emprender desde mi punto de vista es tener paciencia y moldear la idea. (Si piensas lo mismo que yo, te invito a que leas este artículo sobre ¿Cómo darle forma a tu idea?)

Viviendo en una ciudad como Bogotà, donde todo pasa tan rapido, donde el dìa a dìa no exige cumplir con una lista inquebrantable de deberes, la paciencia no es algo que posiblemente se pueda manejar, sobre todo si esos deberes son económicos; por lo tanto, es lógico que todo lo queremos ya, que pensamos en desarrollar una APP y deseamos con todas nuestras fuerzas lograr en menos de seis meses tener la plata en nuestra cuenta para comenzar el desarrollo y alcanzar el objetivo inicial (ojo esto lo digo desde mi propia experiencia).
Mientras escribia esto, indage en otros blog de colegas emprendedores y de aquì soque una breve lista la cual es abierta a cualquier cambio donde les comparto que deben tener en cuenta al momento de decir emprender:

1. Incertidumbre Económica
2. Mantener balance vida-trabajo
3. Disponibilidad
4. Administrar el tiempo
5. Multifacético
6. Ser ágil al tomar decisiones favorables para tu negocio
7. Manejar las finanzas
8. Mantenerte al día en las documentaciones legales de tu empresa
9. Hacer de todo porque el presupuesto no alcanza para costear un empleado
10. Aguantarte los comentarios de las personas que piensan que no estás haciendo nada.

Bueno, si después de leer esto quedaste con ganas de más y quieres comenzar tu negocio y planificar todo tu proyecto, te deseo una excelente travesía de enriquecimiento personal y profesional, seguramente no va a ser fácil, pero va a valer la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *